sábado, 27 de julio de 2013

Si sube es inflación y si baja es recesión.

Destacado, centro de tapa de Clarín del sábado 27 de julio de 2013, título:
Por la baja en las ventas, las liquidaciones son muy fuertes
Epígrafe de foto:
Carteles en inglés en una vidriera de la Avenida Córdoba.
Son para eludir la norma que impide las rebajas antes de agosto.
Este año los descuentos llegan a un 60%. Y ahora si se vende más.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Primer análisis, deconstrucción del título de la noticia

Lo que primero observamos es la reticencia del medio a decir lo que finalmente no puede dejar de decir, lo que en materia informativa debe decir, el hecho principal y noticiable frente a todo, en este caso es: Que como en los demás rubros de la economía donde se mantuvo estable el nivel de consumo o incluso se marcaron records, cuando los precios de la indumentaria son razonables, se vende más.

Y te lo dice -a regañadientes- sólo luego de interponer cualquier recurso lingüístico o literario existente o por inventarse, que le sea útil para intentar quitarle el valor principal a esa noticia, llegando hasta lo insólito en este caso, dando vuelta completamente la noticia. ¿Cómo lo hace? En primer término, mediante la manipulación del título, enmarañado en la mala leche del editor que utiliza una inexplicable metonimia y un absurdo enroque en la construcción sintáctica.

Lo que el título sugiere como una "baja en las ventas" no es otra cosa que un notable ardid para no decir lo que en verdad pasó: que antes de una liquidación por temporada hubo una baja en los precios porque esta vez el "mercado" no legitimó los aumentos proyectados y que a partir de ese reacomodamiento de precios hacia la baja, efectivamente se vendió más.

La segunda parte del pequeño título nos dice "las liquidaciones son muy fuertes", cuando la simple lectura de la bajada del epígrafe nos indica que lo más lógico hubiera sido cerrar ese título con lo que en verdad sucedió una vez que se efectuaron las rebajas antes de llegar a la liquidación "las ventas son muy fuertes". No obstante al final lo dice, no en el título -claro- pero sí en la última línea del epígrafe, aunque llamativamente omite acentuar el "sí", quizás para evitar caer en la contraproducente afirmación, o quizás por tenerse tanta fe en las erratas.

Segundo análisis, rol e intereses del medio

Entonces, si este buen señor, en vez de enroscarse para decirnos "Por la baja en las ventas, las liquidaciones son muy fuertes", simplemente hubiera titulado con "Por la baja en los precios, las ventas son muy fuertes" -como efectivamente luego la noticia nos confirma- ¿qué hubiera pasado con el editor del medio? ¿Estaría dando noticias que no contemplan la línea editorial del medio? ¿Cuál sería entonces la línea editorial de ese medio que el editor estaría obviando? ¿Que en Argentina hay inflación creciente y que también hay una baja en el consumo? Ahá, bien, ¿pero ese hecho se comprueba en esta noticia? ¿Y si eso no se comprobara en esta ocasión?; ¿Si el fenómeno fuera otro? ; ¿Si fuera lo contrario a lo esperado?; ¿En ese caso, habría que informarlo?; ¿Qué pasa cuando la realidad va en contra de los intereses del medio?; ¿La cambiamos, la ficcionamos, y listo?; ¿Eso es hacer periodismo?; ¿Eso es informar?

Tercer análisis, coyuntura económica

Si como comprobamos en el epígrafe y en la foto ilustrativa de la vidriera del local de indumentaria, antes de una liquidación por temporada hay una rebaja en los precios, ¿qué nos estaría esto indicando?; ¿Es un caso de suba o baja de precios? Si digo que hay una baja en estos precios, ¿puedo luego decir que este fenómeno es producto de la inflación? Quizás no. Ahá, bien, entonces si admitimos que a partir de un dato particular -pero real e incontrastable- hay efectivamente, una baja en los precios de estas mercaderías antes de la liquidación, y que a partir de esta baja se termina vendiendo más, ¿puedo luego decir que hay estancamiento económico? Quizás tampoco.

La observación más apropiada en términos de análisis económico sería entonces decir que "se trata de una cuestión propia de acomodamiento de precios en función del libre juego de la oferta y la demanda en dichos bienes, que probablemente hayan aumentado en demasía a principio de temporada producto de atender a expectativas inflacionarias bastante superiores a la realidad".

Sí, yo particularmente creo que esto es así, y también creo que esta es una más de las razones por las cuales vienen fluctuando los precios de los bienes y servicios en la Argentina en los últimos tiempos. La infame pulseada entre las expectativas fogoneadas por los grupos de poder, los datos duros, los indicadores de las variables económicas impulsados por las políticas desarrolladas por el Estado, el comportamiento de estas mismas variables frente a las presiones y operaciones de los mismos grupos de poder, y finalmente, la compleja realidad resultante a dicha tensión.

Siguiendo el mismo análisis, si la noticia nos dice "las rebajas este año llegarían al 60%", ¿sería válido hacer una simple resta del porcentaje habitual de una liquidación de ropa por temporada, 25%, 30% o hasta 40%? La diferencia del 20%, 30% ó 35% resultante, partiendo del 60% inicial, ¿qué nos estaría indicando?; ¿La sobreestimación de la inflación en el aumento de dichos bienes, quizás?

Bien, si extendemos este simple análisis de comportamiento en la oferta de estos bienes, a los demás rubros de la economía -también permeables a las expectativas fogoneadas desde los grupos de poder y a través de los medios de comunicación voceros de sus intereses- ¿qué obtendríamos? Probablemente acomodamientos mayores o menores en función de la elasticidad del bien o servicio en cuestión, ¿no sería esto así?

Finalmente, ¿podríamos entender que "este fenómeno inflacionario" debería manifestarse de forma más visible, casi sin reacomodamientos, en rubros de difícil o nula sustitución como son los alimentos, o en servicios, por ejemplo alquileres? ¿Sería lógico pensar que el comportamiento de la oferta pudiera ser así, impulsado por expectativas desmedidas -o intencionalmente generadas- utilizando una lógica financiera de maximización de ganancias? ¿También podría suceder que ese comportamiento distorsivo de proyectar subas que luego no se condicen con la realidad -por caso, alquileres- ni tampoco pueden trasladarse a precios pudiera derivar en la no renovación de algunos contratos de alquileres comerciales?

Bien, quizás ese "sinceramiento a la fuerza" de las distorsiones en la economía producto de expectativas fogoneadas artificialmente se esté dando, como en este caso del rubro indumentaria que reacomoda precios antes del fin de la temporada, o también, viendo algunos carteles de oferta de alquileres comerciales en lugares claves. Ahá, bien, todo dicho para mí entonces, al menos sobre este caso.

Sigo observando que única lógica económica permitida para los editores de los medios dominantes en Argentina es la ortodoxa, monetarista, "si los precios suben es porque hay inflación, y la inflación es el castigo divino a un Estado que decide salirse de la ortodoxia para relizar políticas públicas con emisión monetaria", la posibilidad de bucear en teorías o prácticas heterodoxas de economía política no existe como opción para un gobierno que pretenda conducir un país "serio", estos señores jamás admitirán de forma pública ninguna otra causa que explique la tensión en los precios de la economía que no sea emisión o el recalentamiento de la economía por una supuesta falta de inversión, siempre medida en IED -nunca en índices inversión interna-, mientras que, cada vez que haya alguna baja en cualquier precio de la economía doméstica, este se deberá a un estancamiento en la actividad económica, vaticinarán una crisis y pronosticarán recesión, así de simple, así de fácil.

Por eso esta noticia era tan difícil de titular para este pobre editor, porque acá se daba una baja de precios en el contexto del juego de la oferta y la demanda, seguida de una suba en la demanda, algo así como tener que decir lo prohibido, que la suba de precios puede deberse a otras causas y que el consumo, lejos de estancarse, sigue firme. Te mando un abrazo.


RG
07/13

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada